En Lantegi sabemos que cada persona es única e irrepetible y que cada una tiene su propia personalidad.

Queremos que los chicos sean mejores, pero sin que dejen de ser ellos mismos. Sabemos también que no basta que los chicos parezcan buenos, sino que realmente lo sean.

Por eso, padres y preceptores colaboramos en la educación de los chicos a través de un programa educativo que implique la formación en libertad y para la libertad. En nuestro programa educativo Vuela Alto nos interesa que los chicos quieran formarse para que sean autónomos y así tengan iniciativa, que busquen el conocimiento propio y quieran ser acompañados en su plan de formación personal.

En definitiva, queremos ayudar a otros padres a que puedan guiar el esfuerzo personal de su hijo con ideales altos.

El programa Vuela Alto consiste en un plan de formación optimista, positivo, estimulante y personalizado para cada uno de los chicos, que tiene como fin el ayudarles a descubrir nuevos horizontes de crecimiento personal, animandoles a tener ideales grandes, a no ser conformistas, fomentando en ellos aficiones concretas y afanes culturales, profesionales y espirituales.

Por tanto, intenta fomentar en la voluntad de los hijos el afán de servir a todos y de mejorar la sociedad en que viven.

Para ello se ha diseñado un plan de seguimiento personal llamado preceptuación en el que cada chico, con la orientación de su preceptor y sus padres, diseñará y realizará una serie de planes de acción cada mes con el fin de adquirir hábitos o virtudes que le ayuden a ir desarrollando su carácter.

El plan personal de cada uno se establece mediante una entrevista con los padres y el contacto permanente entre Lantegi y cada una de las familias. La presencia activa de los padres es determinante para el éxito del programa educativo de Lantegi.

programa_chicos